Nuevos retos de padres y maestros para promover la lectura en niños y adolescentes

La emergencia por COVID 19 nos llevó a replantear los roles que ocupamos en la educación de los estudiantes y esto ha implicado asumir retos interesantes por parte de cada uno de los actores en las diferentes partes y etapas del proceso. Sin embargo, nos centraremos en el proceso de lectura y escritura.

 

Retos para los padres:

  1. Aprender sobre la enseñanza de la lectura alfabética. Los padres que tienen hijos en transición y primer grado han tenido que aprender nuevamente cómo se da el proceso de lectura y escritura inicial en sus hijos. Aquí juega un papel muy importante la comunicación con el docente quien debe ser claro respecto a l método a utilizar, comunicarlo expresamente a los padres, hacer demostraciones y apoyarlos. Además, la variedad de estímulos que el que el padre comienza a comprender e implementar para acompañar este proceso y lo hagan menos complejo para los chicos.

 

  1. Re inventar las formas de leer en casa. Por lo general la lectura y escritura era un proceso delegado a las escuelas y el mayor uso de la lectura era el de hacer tareas y pasar cada grado escolar, ahora los padres han entendido que la casa es un laboratorio lector y que es necesario crear un ambiente rico de elementos para que la familia pueda compartir. Se leen las recetas de cocina, se escriben las historias de los abuelos, se crean relatos basados en anécdotas, se pueden hacer juegos utilizando frases o dichos como excusas. En fin, no hay límite para todo lo que puede desarrollarse.

 

  1. Cambiar la concepción que se tiene de la lectura. En concordancia con lo anterior, los padres en este momento deben tener claro que si bien se lee con un objetivo académico o de aprender, también se lee y se escribe para participar activamente en la vida social y para recrearnos o divertirnos. De igual manera es válido entender qué se lee y salir de la creencia de que solamente leemos letras.

 

  1. Aprender a acompañar la lectura en casa con buenas preguntas. Uno de los mayores aprendizajes es hacer buenas preguntas, la comprensión de lectura y el desarrollo del lector crítico no se produce cuando realizan dibujos o al desarrollar actividades manuales infructuosas, sino cuando somos capaces de hacer preguntas poderosas que inviten a pensar, ponerse en el lugar de los personajes, asumir posiciones frente a lo que están leyendo y crear a partir de lo leído.

 

  1. Explorar nuevos recursos para acceder a materiales de lectura. Al comprender que la lectura no se limita sólo a la decodificación de material escrito, los padres pueden explorar recursos digitales, acudir a videos, películas, canciones, programas de tv, descubrir plataformas y aplicaciones interactivas.

 

  1. Las emociones y la confianza en los procesos. Uno de los más grandes retos de los padres ha sido la regulación de la emociones, la motivación y la organización en casa , asumiendo el proceso como una misión familiar en la que todos ven la importancia y todos apoyan para que se desarrolle de la mejor manera. Finalmente, ver que cada día los va acercando a las metas, saber plantearlas y definir objetivos claros ayudan a trazar un mejor proceso

 

Retos para los docentes

  1. Bienvenida la lúdica: El desarrollo de clases y encuentros virtuales ha mostrado a los docentes la necesidad de crear y fortalecer los espacios de conexión con diferentes juegos, actividades interactivas, lecturas en voz alta y retos que cultiven la capacidad de asombro, mantengan la atención y motivación de los estudiantes
  2. Mantener la relación uno a uno con los estudiantes. Se hace necesario que los docentes valoren la gran importancia que tiene el contacto uno a uno con los chicos en la guía de sus procesos lecto – escritor y tenerlo como una de las opciones metodológicas a desarrollar; además del trabajo en pequeños grupos, el trabajo con los padres y el trabajo grupal general
  3. Aprender sobre nuevos recursos y herramientas digitales. En este momento es imperiosa la necesidad de aprender sobre herramientas digitales, recursos  y canales para provocar un proceso lector y escritor activo:

Herramientas digitales

Kahoot: Nos permite hacer un cuestionario libre para poder hacer un seguimiento a la comprensión lectora.

LiveWorksheets: Nos ha ayudado a crear fichas interactivas en las cuales el estudiante puede hacer su autoevaluación.

Padlet: Es un muro dónde los estudiantes dejan sus comentarios acerca de un tema específico, con esta herramienta interactuamos con el estudiante a través de su opinión.

Classsroom: plataforma para el desarrollo de clases, tareas, compromisos, intercambio, organización en calendario,

Recursos digitales: cantidad de páginas que contienen actividades como la biblioteca digital del Ministerio de Educación, fundaciones, bibliotecas, canales de Youtube en el que hay muchos videos interactivos los cuales son de gran apoyo para la conciencia fonológica en las edades de la educación Inicial y videos de cuentos

Redes sociales

Podcast lectores: ya sea en la plataforma podcast o enviados por whatsapp

Transmisiones en vivo: Live facebok e Instagram

Televisión y radio

Ejemplos maravillosos de la utilización de medios de comunicación son Escuela en casa tv y Escuela en casa radial que ha impulsado la Secretaría de Educación del Atlántico

  1. Reconocer que ahora no sólo se dirige al estudiante sino a la familia. El docente debe reconocer el papel activo de la familia en este momento y por tanto, no suponer sino formar, ayudarle a los padres con nuevas herramientas, tips y llegar a acuerdos para trabajar hacia el mismo lado.
  2. Diversificar la cantidad de materiales de lectura y agudizar en su selección. El docente se ve enfrentado a la labor de seleccionar el material que va a llegar a sus estudiantes, documentarse y mostrar la variedad de recursos que existen.
  3. Enfatizar en la formación en lectura crítica para logara que el estudiante analice y seleccione con mayor cuidado lo que lee.

 

Finalmente, vale la pena decir que todos tenemos un objetivo común y es la construcción de un lector autónomo, viviendo un proceso lleno de motivación y de gran riqueza.