CREENCIAS Y REALIDADES DE LOS PROYECTOS DE LECTURA EN LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS

En todas nuestras instituciones educativas nos vemos enfrentados al reto de desarrollar acciones que fortalezcan la lectura, la escritura y la oralidad en la comunidad educativa; sin embargo, la primera invitación es a pensar que estas actividades tendrán un efecto mayor cuando se organizan de manera que respondan a la necesidad y objetivo que se quiere lograr ya que de lo contrario nos quedamos dando vueltas en un activismo que poco o ningún impacto tendrá a largo plazo. Por esta razón pretendo en este escrito invitarlos a romper algunas de las creencias que existen alrededor de los proyectos y que muchas veces nos obstaculizan su desarrollo.

Creencia 1: Los proyectos se quedan en papel y el papel aguanta todo.

Un proyecto se queda en papel si no responde a una necesidad de la comunidad que motive a su creación y se queda desarrollando el tema de moda, si se ha construido desde un escritorio y no escuchando a padres, estudiantes, compañeros, o a otros miembros de la comunidad, cuando no se ha recorrido el contexto de la escuela, y cuando no se han revisado los resultados de pruebas externas. Se quedan en papel además cuando están a cargo de muchos y de nadie, un proyecto puede tener un gran equipo, pero requiere de quien coordine, invite, promueva. Y, por último, se queda en papel si no convencemos a nadie de lo importante que es para la comunidad que lo llevemos a cabo.

Creencia 2:  Debo poner a todos de acuerdo antes de iniciar un proyecto

Cuando creas un proyecto muchos van a decir que te quieres complicar la vida, o ponerles más trabajo a ellos, si esa es tu realidad, inicia, simplemente inicia con el convencimiento de que estás construyendo algo necesario, (muchas veces la gente dice no, por lo que desconoce) comienza con actividades modestas, tal vez con poca población pero que impacten, que sean creativas y verás que cuando los otros se asombran te comienzan a preguntar ¿cómo lo lograste? ¿Cómo lo puedo replicar? ¿Puedo trabajarlo contigo? Y allí tu comienzas a contagiar y a involucrar nuevos actores a tu proyecto y vas llevándolo al nivel que te habías soñado.

Creencia 3: Si el proyecto no resuelve todos los problemas… ¿para qué complicarnos creando un proyecto?

Los proyectos, son proyectos… no varitas mágicas. Así que cuando has identificado varios problemas, necesidades, retos o situaciones en la escuela, las debes analizar, priorizar, establecer relaciones entre ellas, hacer un DOFA y entonces decidir con cuál quieres iniciar el proceso y ese será el objetivo general de tu proyecto. Recuerda que los proyectos se desarrollan en un tiempo determinado, con objetivos medibles, alcanzables, relevantes. Así que acude a tu astucia y tal vez identificas una situación que, al ser trabajada, afecta la mejora de otras y así tu impacto será mayor. Pero ve llevando un paso a la vez. ¿Qué tal si este semestre solamente quieres fortalecer comportamiento lector e involucrar a las familias? Para el próximo te concentras en otro aspecto, y así vas midiendo mejor lo que estás provocando.

Creencia 4: Los padres son simplemente colaboradores

Ante todo, en esta época que vivimos, los padres deben ser miembros del equipo y no nada más los que visten al chico para la representación teatral de fin de periodo. Informa a los padres sobre el proyecto, qué quieres lograr, cómo lo vas a logra, qué requieres de ellos para hacerlo; si es posible, incluso capacítelos e involúcralos en actividades que se desarrollan durante el proyecto.

Creencia 5: Si es proyecto de lectura… lo hace el profe de español… oooobviamente.

Los mejores proyectos de lectura, escritura y oralidad son los que integran a docentes de todas las áreas, aquellos en el que los directivos participan y se construye una sinergia ya que cada uno ve la situación desde la óptica de su saber y quehacer, así, las soluciones que aporta son variadas y permiten dos cosas importantes: mostrarle a los chicos que toda su escuela considera importante estos procesos y que todas las acciones van encaminados a un gran fin.

Creencia 6: Si no es por obligación, el proyecto no funciona.

Cuando estás elaborando un proyecto debes ingeniar también la forma de contagiar a los demás. En primer lugar, debe tener sentido para los otros porque soluciona un problema de la comunidad, también debes procurar que cause asombro, es decir, que promuevas actividades innovadoras y pertinentes, debes además tratar de crear comunidad alrededor de esa meta común.

Tu explicación del proyecto debe ser concreta, clara, convincente de manera que refleje la confianza que tienes en lo que estás haciendo. Debes solicitar espacios en el que puedas hablar del proyecto pero no con diapositivas de media hora sino con videos, testimonios, avances.

Un plus: algunas preguntas poderosas que pueden detonar un proyecto valioso son ¿Cómo puedo aportar a la misión o proyecto de la escuela?, ¿qué es lo que más necesita el estudiante en este momento? ¿qué están leyendo o no están leyendo?, ¿qué necesita la escuela y qué quiero fortalecer?  ¿con quién puedo hacer equipo?

Si quieren seguir trabajando este tema los invito a explorar los siguientes libros.

Comfenalco Antioquia. 30 ideas para formar lectores.

Comfenalco Antioquia. Elaboración de proyectos institucionales de promoción de lectura

Por una escuela que lea y escriba de Beatriz helena Robledo

Ministerio de educación. Prácticas de lectura y escritura en el aula.

¿CÓMO FORTALECER LA COMPRENSION DE LECTURA?

La comprensión lectora es una competencia esencial para la vida y por ello debemos asegurarnos que los alumnos la desarrollan de forma significativa. Gracias a ella seremos capaces de resolver problemas de matemáticas, comprender las instrucciones de un juego, reflexionar acerca de una noticia en el periódico o, simplemente de disfrutar leyendo.

En la sociedad de la información y la comunicación en que vivimos necesitamos dotar a los estudiantes de estrategias y recursos para poder seleccionar, destacar, analizar, comprender y resumir la información a la que tienen acceso Es una tarea que conlleva tiempo y dedicación, pero que es necesaria para adquirir conocimientos y descubrir la realidad que nos rodea.

Para fortalecer el proceso de comprensión, ten en cuenta lo siguiente:

  1. Proponer actividades que partan del interés de ellos y donde este sea el protagonista
  2. Revisa los conocimientos previos para personalizar el aprendizaje, en la medida de lo posible.
  3. Plantea espacios de lectura donde el ambiente sea de confianza y tranquilo para promover la atención y la concentración.
  4. Varía el tiempo dedicado a la actividad dependiendo de la edad de los chicos: su capacidad de concentración también cambia con los años.
  5. Facilita distintos textos, ya que cada uno requiere un grado de comprensión diferente.
  6. Divide la tarea en pequeños pasos significativos si es muy compleja.
  7. Potencia la metacognición para hacerlos conscientes de su propio proceso de aprendizaje.

Algunas ideas para trabajar  la comprensión lectora:

a. Leer recetas, instrucciones, prospectos, el menú de un restaurante… Estas lecturas serán geniales para que el niño o niña empiece a comprender lo que dice el texto, ya que se conforman de frases muy cortas que deben ir asumiendo poco a poco.

b. Escribir finales alternativos: Se trata de una propuesta que permite desarrollar la comprensión lectora y a la vez la creatividad, ya que deben conocer muy bien la historia que se presenta para poder plantear un final diferente al de la historia real

c. Poner el título a los párrafos: En un texto un poco denso o de difícil comprensión, se puede realizar una lectura conjunta y en voz alta, donde cada alumno lea un párrafo y posteriormente le asigne un título.

d. Cambiar las palabras por sinónimos: Los alumnos deberán explicar la frase que han leído utilizando distintas palabras. Para rebajar la dificultad, se puede realizar una lectura previa y subrayar aquellas palabras que no se entiendan y buscarlas en el diccionario. Así después será más fácil entender la frase y posteriormente, poderla explicar.

e. Hacer un dibujo: La imagen siempre es un refuerzo para comprender un texto. Así pues, hacer un dibujo interpretando aquello que han leído trabaja profundamente la comprensión lectora. Asimismo, se pueden relacionar imágenes con fragmentos de texto.

f. Crear una historia por grupos: Es una actividad muy divertida que requiere leer y comprender la historia que han escrito los compañeros o compañeras para seguir con la misma trama y los mismos personajes. Además, posteriormente, se puede realizar un role-playing para interpretar la obra.

g. Analizar sus canciones preferidas: Acercar la comprensión lectora a la música, que es una estrategia que funciona muy bien, puede ser una genial idea, ya que acercas a los alumnos a su realidad y sus intereses.

h. Mapas mentales: ¡Esta actividad está destinada aquellos que quieran unos puntos extras! Y es que realizar mapa mentales es un tarea muy difícil que denota un gran nivel de comprensión lectora y que refuerza la capacidad de síntesis.

i. Seminarios: Esta estrategia consiste en que cada alumno lea un texto sobre un tema concreto que se haya planteado en clase. Así pues, deben recoger información, comprenderla, analizarla y después en el aula debatirla. De esta manera, habrán trabajado la comprensión lectora pero a la vez, descubrirán que existen fuentes no fiables, información poco relevante, diferentes perspectivas, etc.

Lectura en voz alta: la mejor herramienta para formar lectores

La lectura en voz alta es la técnica más antigua de promoción de lectura que existe ya que es indudable que cuando te encuentras a un buen lector éste te contagia, escuchar a otro leyendo es de las mejores formas de animar en todas las edades. La lectura en voz alta propicia en aquellos que no saben leer que participen de la lectura mientras se van haciendo lectores autónomos, ya que como recordarás, primero es un ejercicio heterónomo donde alguien me lee, luego leo con otro y finalmente, elijo mis lecturas.

Con la lectura en voz alta se ejercita la capacidad de atención y escucha, y en este orden puedes fortalecer el respeto también porque el escuchar al otro es la mejor manera de manifestar respeto por él.  Una buena lectura en voz alta te permite comprender la dinámica rítmica de los textos, a través de ella se reproduce la estructura de la palabra escrita así que entre más grandes los chicos debe haber mayor fidelidad al texto.

La lectura en voz alta es un ejercicio oral y corporal que debe tener como protagonista al libro, algunos autores dicen que en la lectura en voz alta incluso el cuerpo del lector desaparece y solamente se queda la voz dándole vida al libro. Así al leer diferentes géneros, estilos y contenidos se muestra al lector la riqueza, por tanto, no solamente se deben leer cuentos, debemos ser mediadores capaces de leer otros géneros y formatos.

Finalmente quiero anotar que la lectura en voz alta fortalece la comprensión ya que ayuda a analizar e inferir, pero esto depende de la preparación del momento de lectura, del tipo de lectura, de a dónde la quiero llevar y qué cierre le quiero dar dejando un terreno abonado para nuevos textos y muchas preguntas abiertas que inviten al desarrollo de la curiosidad y de la creatividad. De igual manera, ejercita la imaginación y la producción de nuevos textos.

Si leer en voz alta representa tantos beneficios, es un ejercicio que debe tomarse con seriedad y con mucha responsabilidad, por tanto, es conveniente señalar algunos aspectos a tener en cuenta:

a. Lector: Quien quiere leer a otros debe saber leer. La forma en que el adulto lee puede influir en el efecto de la actitud de quien escucha, influye su estado de ánimo, y si lo hace por obligación es un fracaso anticipado. Hay que leer de tal manera que quien escucha se sumerja en la lectura, así que el lector ya ha vivido las emociones de la obra y las va a revivir cuando la lee en voz alta sabiendo cómo hacer el énfasis para que el otro las viva. Y de ahí otra vez la importancia de la preparación, de ser cuidadoso, y de no sobre actuar.

Si quieres ser un buen lector, primero debes leer mucho pero también puedes hacer los siguientes ejercicios:

  1. Ejercicios para respirar: respirar en forma correcta ya que nuestra voz es el instrumento, exhalamos aire para sacar la voz (brazos a los lados del cuerpo inhala y exhala con respiración pausada. Puede además, inhalar y soltar la respiración con golpes secos, lo que te ayuda a disminuir la tensión. Vacía la maleta, respira, concéntrate, mira tu intención e inicia

 

  1. Ejercicios de relajación: los músculos de la cara deben estar relajados, puede reírse a carcajadas, hacer voces de animales o sea onomatopeyas; podemos hacer ruidos extraños, sacar palabras, abrir exageradamente la boca e ir sacando vocales, vocalización ante todo repasar las palabras difíciles en la lectura y practicarlas antes.

 

  1. Expresión corporal: al ir leyendo practica las posturas del cuerpo, aprende lo que quieren decir algunas posturas y ten esto en cuenta a la hora de transmitir a un público

 

  1. Imaginación: agregar valor a los personajes. Cerrar los ojos y sacar del contexto a los personajes y enriquecerlos.

 

  1. Ejercita la lectura: adquirir destrezas de lectura, practicando, grabarse, escuchándose atentamente su voz para corregir o fortalecer lo necesario

b.Textos: La calidad estética de la obra es muy importante, comienza por libros que te hayan gustado, revisa libros altamente recomendados, aprende a reconocer la calidad estética de una obra, revisa la calidad literaria y en la línea de lo que está interesado en leer; recurre a una cantidad de géneros y formatos, combina  varios textos o géneros en una sola sesión y al cerrar colocar otras preguntas que lleven a los chicos a otros tipos de textos. La estructura narrativa y los textos van variando, así le vas garantizando un paso importante de un libro a otro de mayor complejidad.

c.Oyentes y lugares: Establece acuerdos con el grupo al que le vas a leer, elige lo que quiere leer, garantiza que no haya interrupciones y crea una atmósfera interesante para la lectura. Usa pequeños detalles por ejemplo: cubrir una silla con una tela y que ese sea el trono del lector, una varita mágica o algo que marque el momento de la historia para honrar ese momento de encuentro, de lectura en voz alta

d.Preparación de la lectura: Debemos leer al menos 4 veces el texto por lo siguiente:

Primera lectura:  Lee el texto completo en silencio para que te encuentres con él, descubre, disfruta la historia, y encuéntrate con los personajes.

Segunda lectura: La siguiente lectura se hace en voz alta de manera personal a solas para preparar el cuerpo y voz, descubrir palabras raras y las posibilidades lúdicas.

La tercera lectura es con lápiz en mano descubriendo los matices del lenguaje haciendo la recreación del lector original.

Y la cuarta lectura úsala para analizar, preparar los momentos, las preguntas, los caminos que se pueden recorrer después y establece las preguntas claves para promover el diálogo.

e.Momento de lectura: Dónde va a ser la lectura, si la hora es para la lectura, colocar a los  participantes en semicírculo, posición del cuerpo frente a ellos, lee los rostros, y revisa a dónde proyectas la voz.

Puedes verificar qué saben, cuáles son los conocimientos previos que tienen, plantear a ellos el propósito de lo que van haciendo, esto permite encuadrar al grupo y enlazar con lo nuevo

Finalmente, después de la lectura hay respeto del silencio, o actividades creativas.

¿Listos? A disfrutar y a convertirse en excelentes lectores capaces de contagiar a nuestras comunidades.

Nuevos retos de padres y maestros para promover la lectura en niños y adolescentes

La emergencia por COVID 19 nos llevó a replantear los roles que ocupamos en la educación de los estudiantes y esto ha implicado asumir retos interesantes por parte de cada uno de los actores en las diferentes partes y etapas del proceso. Sin embargo, nos centraremos en el proceso de lectura y escritura.

 

Retos para los padres:

  1. Aprender sobre la enseñanza de la lectura alfabética. Los padres que tienen hijos en transición y primer grado han tenido que aprender nuevamente cómo se da el proceso de lectura y escritura inicial en sus hijos. Aquí juega un papel muy importante la comunicación con el docente quien debe ser claro respecto a l método a utilizar, comunicarlo expresamente a los padres, hacer demostraciones y apoyarlos. Además, la variedad de estímulos que el que el padre comienza a comprender e implementar para acompañar este proceso y lo hagan menos complejo para los chicos.

 

  1. Re inventar las formas de leer en casa. Por lo general la lectura y escritura era un proceso delegado a las escuelas y el mayor uso de la lectura era el de hacer tareas y pasar cada grado escolar, ahora los padres han entendido que la casa es un laboratorio lector y que es necesario crear un ambiente rico de elementos para que la familia pueda compartir. Se leen las recetas de cocina, se escriben las historias de los abuelos, se crean relatos basados en anécdotas, se pueden hacer juegos utilizando frases o dichos como excusas. En fin, no hay límite para todo lo que puede desarrollarse.

 

  1. Cambiar la concepción que se tiene de la lectura. En concordancia con lo anterior, los padres en este momento deben tener claro que si bien se lee con un objetivo académico o de aprender, también se lee y se escribe para participar activamente en la vida social y para recrearnos o divertirnos. De igual manera es válido entender qué se lee y salir de la creencia de que solamente leemos letras.

 

  1. Aprender a acompañar la lectura en casa con buenas preguntas. Uno de los mayores aprendizajes es hacer buenas preguntas, la comprensión de lectura y el desarrollo del lector crítico no se produce cuando realizan dibujos o al desarrollar actividades manuales infructuosas, sino cuando somos capaces de hacer preguntas poderosas que inviten a pensar, ponerse en el lugar de los personajes, asumir posiciones frente a lo que están leyendo y crear a partir de lo leído.

 

  1. Explorar nuevos recursos para acceder a materiales de lectura. Al comprender que la lectura no se limita sólo a la decodificación de material escrito, los padres pueden explorar recursos digitales, acudir a videos, películas, canciones, programas de tv, descubrir plataformas y aplicaciones interactivas.

 

  1. Las emociones y la confianza en los procesos. Uno de los más grandes retos de los padres ha sido la regulación de la emociones, la motivación y la organización en casa , asumiendo el proceso como una misión familiar en la que todos ven la importancia y todos apoyan para que se desarrolle de la mejor manera. Finalmente, ver que cada día los va acercando a las metas, saber plantearlas y definir objetivos claros ayudan a trazar un mejor proceso

 

Retos para los docentes

  1. Bienvenida la lúdica: El desarrollo de clases y encuentros virtuales ha mostrado a los docentes la necesidad de crear y fortalecer los espacios de conexión con diferentes juegos, actividades interactivas, lecturas en voz alta y retos que cultiven la capacidad de asombro, mantengan la atención y motivación de los estudiantes
  2. Mantener la relación uno a uno con los estudiantes. Se hace necesario que los docentes valoren la gran importancia que tiene el contacto uno a uno con los chicos en la guía de sus procesos lecto – escritor y tenerlo como una de las opciones metodológicas a desarrollar; además del trabajo en pequeños grupos, el trabajo con los padres y el trabajo grupal general
  3. Aprender sobre nuevos recursos y herramientas digitales. En este momento es imperiosa la necesidad de aprender sobre herramientas digitales, recursos  y canales para provocar un proceso lector y escritor activo:

Herramientas digitales

Kahoot: Nos permite hacer un cuestionario libre para poder hacer un seguimiento a la comprensión lectora.

LiveWorksheets: Nos ha ayudado a crear fichas interactivas en las cuales el estudiante puede hacer su autoevaluación.

Padlet: Es un muro dónde los estudiantes dejan sus comentarios acerca de un tema específico, con esta herramienta interactuamos con el estudiante a través de su opinión.

Classsroom: plataforma para el desarrollo de clases, tareas, compromisos, intercambio, organización en calendario,

Recursos digitales: cantidad de páginas que contienen actividades como la biblioteca digital del Ministerio de Educación, fundaciones, bibliotecas, canales de Youtube en el que hay muchos videos interactivos los cuales son de gran apoyo para la conciencia fonológica en las edades de la educación Inicial y videos de cuentos

Redes sociales

Podcast lectores: ya sea en la plataforma podcast o enviados por whatsapp

Transmisiones en vivo: Live facebok e Instagram

Televisión y radio

Ejemplos maravillosos de la utilización de medios de comunicación son Escuela en casa tv y Escuela en casa radial que ha impulsado la Secretaría de Educación del Atlántico

  1. Reconocer que ahora no sólo se dirige al estudiante sino a la familia. El docente debe reconocer el papel activo de la familia en este momento y por tanto, no suponer sino formar, ayudarle a los padres con nuevas herramientas, tips y llegar a acuerdos para trabajar hacia el mismo lado.
  2. Diversificar la cantidad de materiales de lectura y agudizar en su selección. El docente se ve enfrentado a la labor de seleccionar el material que va a llegar a sus estudiantes, documentarse y mostrar la variedad de recursos que existen.
  3. Enfatizar en la formación en lectura crítica para logara que el estudiante analice y seleccione con mayor cuidado lo que lee.

 

Finalmente, vale la pena decir que todos tenemos un objetivo común y es la construcción de un lector autónomo, viviendo un proceso lleno de motivación y de gran riqueza.

La lectura es un acto de amor por ti

En esta primera entrega  quiero hacer una reflexión sobre lo que significa el acto de leer en las diferentes etapas de nuestra vida y cómo este encuentro nos hace sentir contenidos al tiempo que fortalece nuestro amor propio, las relaciones con el otro y nuestro desarrollo emocional.

Cuando estamos pequeñitos los primero que leemos es el rostro de nuestra madre luego su voz, los arrullos de papá y mamá y sentimos el ritmo del corazón. Momentos que pueden llegar a tranquilizarnos, palabras que al estar acompañadas de alimentos, nutren y son nuestro kit de supervivencia, gestos y mimos que nos sacan sonrisas. Eso es un acto de amor, un encuentro maravilloso.

Al crecer, las palabras tomas dos poderes mágicos: ser curativas y ser escudo protector. El primero, porque cuando sufrimos una pequeña herida aparece el Sana que sana, colita de rana, y listo! Estamos curados o al menos tenemos la certeza de que dejará de doler, pasará pronto y nuestra atención y pensamiento ya se van a otra cosa. Y de escudo protector porque no me dejarán mentir al decirles que al atravesar una noche que puede estar amenazada por monstruos, fantasmas y oscuridad, es el relato, la voz y el abrazo quienes dan las herramientas para enfocarnos en la magia y disipar cualquier riesgo de que un pequeño monstruo se meta en la cama o se quede mirándonos desde el armario.

Cuando aparece la escolarización y reconocemos que el proceso de alfabetización es difícil, si los profes lo aderezan con buenas y múltiples lecturas mediadas por ritmos, por magia, por anécdotas, por música, por historias con inicio y fin y que tienen como ingrediente un ambiente en el que está permitido sonreír y compartir, la lectura fluye y el amor por las palabras crece, el interés por escribir o crear para comunicar se despierta al igual que el de descifrar lo que está ocurriendo en la historia o ponerse en el lugar de los personajes. En fin, recorrer este proceso lector de la mano del afecto es mucho mejor.

Seguimos creciendo y en ocasiones nuestros intereses cambian y si el ambiente no contagia, nos vamos de la lectura y es una etapa de crisis, en la que es común escuchar, no quiero leer, leer me cansa, es aburrido; se amplían los distractores, surgen nuevos pasatiempos y es mejor estar con  los grupos que conectan con otras habilidades que tengo. Pero les puedo decir que allí, aún dormida, las buenas historias nos dan tiempo pero esperan que regresemos a ellas y es indudable que  lo hacemos porque le vimos un libro a alguien, porque quien que estaba atravesando una dificultad como la mía me recomendó ese libro, porque otra persona en un acto de amor me regaló un libro, porque un profe le puso tanta expectativa que era absolutamente necesario que yo lo leyera. ¡Y volvemos! y cuando lo hacemos empieza esa magia pre adolescente y adolescente a florecer, y lo que antes eran actos de amor de otro hacia mi, se va convirtiendo en un acto de amor por mi y para mi.

Siento entonces que la historia me habla o que habla de mi, empiezo a seleccionar aún con más fuerza el género, autor, trama que me gusta y me doy a la tarea de buscar, de elegir, de acomodar mi tiempo, de pedir respeto por mis momentos de lectura, descubro además dónde y cuándo quiero leer y no me importa si no es nada convencional, pero además y es otra de las cosas importantes, descubro con quién lo quiero compartir, a quién recomendárselo, porque desde el valor que le doy, desde la emoción que me produce y desde ese desborde de sentimientos que provoca en mi, quiero que otro lo vea, lo sienta y disfruto cuando alguien más regresa a contar cómo le fue. Y eso, es un acto de amor por los demás.

Así que si, en este corto recorrido quiero dejar absolutamente claro que leer es definitivamente un acto de amor.

Liliana Martes Camargo

 

Reconocimiento Biblioteca Piloto Del Caribe

El Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia confieren a la Biblioteca Piloto del Caribe, coordinadora del proyecto Maletines Viajeros, su importante reconocimiento por la capacidad de adaptación, respuesta y creatividad de la BPC, en el marco de la emergencia social, económica y ecológica causada por la Covid-19.

Este 14 de diciembre abrió sus puertas tras más de 9 meses de cierre por la pandemia. Lo ha hecho bajo el sol decembrino y con el estímulo del reciente Premio Nacional de Bibliotecas Públicas otorgado por el Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia entre 176 postulaciones de distintos municipios.

“En estas circunstancias uno no sabe si alegrarse”, dice su director, Miguel Iriarte, quien, “autocríticamente”, destaca que el trabajo “es tan intenso que a veces no hay tiempo para tener unos espacios de reflexión, de revisión”.

La apertura la ve como una oportunidad de “tomarle la temperatura” a la situación actual y saber cómo empezar el próximo año. El Premio, reconoce, “es una cosa positiva, una reafirmación de su situación en la Red Nacional de Bibliotecas”, a las que les costó ingresar por no ser del todo de carácter público, ya que una entidad privada, CLENA (Corporación Luis Eduardo Nieto Arteta), les ha permitido ser “distintos”.

¿Pero distintos a qué? La Piloto del Caribe no es sólo “un deposito organizado de libros que presta unos servicios”. Es una biblioteca con una revista (Viacuarenta), un festival de poesía (PoeMaRio), una galería, y un Maletín Viajero, programa desarrollado en alianza con Transelca que lleva libros en la región a escuelas sin biblioteca. Además, una agenda cultural con exposiciones, charlas y cineclubs que en cuarentena se trasladaron a la virtualidad, complementan su oferta.

Atención al público

La biblioteca recibe actualmente 10 usuarios cada dos horas en la Sala de lectura, después de las cuales se hace la desinfección. Igualmente en la hemeroteca sólo pueden circular 11 personas, ocho en la sala de internet, cuatro en la de lectura digital y dos en los espacios de circulación.

Los usuarios ingresan a la BPC por orden de llegada en cada uno de los tres turnos de atención establecidos: de 9:30 a.m. a 11: 00 a.m., de 11:30 a 1:00 p.m. y de 2:00 a 3:30 p.m.

Las consultas del catálogo se hacen a través del bibliotecario. Por su parte, la afiliación a la Biblioteca es de manera virtual así como la renovación de la afiliación. El usuario sólo debe asistir para firmar el formulario de afiliación o para acceder a los servicios mencionados.

Walter Bohórquez usando el sistema de búsqueda de Libros. FOTO: Luis Rodríguez, El Heraldo

Walter Bohórquez usando el sistema de búsqueda de Libros. FOTO: Luis Rodríguez, El Heraldo

 

FUENTE: El Heraldo

Cómo crear verdaderos hábitos de lectura y no morir en el intento

 

Sabemos que la idea es despertar el amor por la lectura para que los chicos y adolescentes busquen por sí mismos los materiales de lectura, pero si esto no ocurre siempre es conveniente tener algunos tips para hacer del hábito lector algo sencillo, atractivo y satisfactorio.

 

Cómo crear verdaderos hábitos de lectura y no morir en el intento

 

Hoy traigo aquí apartes del texto de mi conferencia realizada para el CERLALC y el Ministerio de Educación, En esta última entrega nos enfocaremos en cómo mantenernos en el intento y cómo crear un hábito lector

 

James Clear en un libro que leí recientemente llamado Hábitos atómicos dice que la excelencia como bien los sabemos es un hábito pero consiste en enamorarse de lo que hacemos repetidamente y ese es el gran reto

 

Tal como lo dice Yolanda Reyes yo prefiero hablar de amor por la lectura que de hábito de lectura, ya que si lo haces por amor, el disfrute de esos momentos viene por añadidura, es más los esperas, los pides. Pero como todo no será así, les he traído algunas afirmaciones que dice Clear para crear pequeños hábitos o como lo llama él hábitos atómicos que se irán instalando.

 

A. Hacerlo obvio. Se puede lograr con un compromiso en voz alta: “Yo leeré tal día a tal hora y en tal lugar”. O por acumulación de hábitos afirmando que “Después de hacer tal cosa, yo leeré tal libro” Aquí influye que en el ambiente haya  señales evidentes que inviten a realizar esa acción

 

B. Hacerlo atractivo: Es decir, Vincularlo con una acción que le guste, un ambiente donde esa conducta sea normal y valorada.

 

C. Hacerlo sencillo: Aquí juega mucho la selección, la escalera del éxito en el acto de leer y cómo doy de leer. También se puede implementar lo que él llama la regla de los dos minutos que puede ser incluso la regla de las dos páginas

 

D. Hacerlo satisfactorio: Si bien la lectura se va haciendo un proceso de auto – gratificación, mientras esto ocurre si a los chicos les resulta difícil mantenerse puede haber un reforzamiento externo. También es recomendable hacer un registro de los días que vas poniéndote en marcha y así visualmente tienes una secuencia o cadena que no quieres romper.

 

¿Cuál sería entonces el rol de  la escuela para apoyar este proceso lector que se viene dando en las familias? Si hablamos de estos momentos de pandemia y de escuela en casa yo lo presentaría así:

 

A. Visión de equipo: No buscar culpables en el éxito o fracaso de procesos lectores sino trabajar como equipo, compartiendo responsabilidades y con un excelente proceso de comunicación .

 

B. Selección: Apoyar a los padres en la selección de materiales de lectura, indagar y sugerir

 

C. Formar a los padres: Tal vez sabemos instintivamente como compartir una historia con los chicos pero los padres necesitan más recursos y actividades

 

D. Crear espacios virtuales para que la lectura llegue al hogar: desde mensajes de whtaspp, promoción de lectura en alguna plataforma de reuniones, uso de redes sociales como las transmisiones en vivo, entre otros y no enviar sólo guías a casa, también darle espacio a compartir un buen cuento o poesía.

 

E. Escucha, apoyo y acompañamiento: No se trata sólo de enviar y enviar textos y actividades, se trata también de escuchar pero no sólo la respuesta a las preguntas de comprensión de lectura que usted haga, sino dar a los chicos la oportunidad de que le cuenten cómo es su contexto lector.

 

Recuerde que la esencia de la lectura no está en la transmisión de información sino en vivir una experiencia.

 

Finalmente, ¿A dónde queremos llegar? Como diría Chambers en la última parte del círculo que denomina respuesta, puede pasar que el lector quiera experimentar otra vez el mismo placer de leer,  o quiera hablarle a alguien más del libro de manera formal o informal, lo que lo ayuda a volverse un lector reflexivo y atento, y allí si que queremos llegar.

 

Queremos llegar a la construcción de ese lector autónomo que ha descubierto que tomar los libros por voluntad propia vale la pena, que lee por gusto,  que se esfuerza por entender,  que puede escribir para expresarse, que  busca los  libros.  Y sí, es paradójico el resultado de  que no se lee para aprender pero el aprendizaje se produce como consecuencia de buenas lecturas.

 

Y con ustedes quiero llegar a que piensen y digan bien alto: Yo promuevo la lectura como un acto de felicidad.

Preguntas comunes de los padres al promover la lectura en familia

 

En muchas ocasiones no se promueve la lectura en casa por desconocimiento o por la inexistencia de materiales de lectura y no por el desinterés. Existen familias que pueden favorecer la lectura, otras que pueden no ser un obstáculo a pesar de que los padres no sean lectores.

 

 

 

Preguntas comunes de los padres al promover la lectura en familia

Hoy traigo aquí apartes del texto de mi conferencia realizada para el CERLALC y el Ministerio de Educación, Hoy dedicado al ambiente lector que se puede crear en la familia

 

El ambiente de la lectura. Aidan Chambers parte de la premisa que  dónde leemos determina el cómo lo hacemos, pero no es solo cuestión del lugar sino del material disponible, de la actitud, de lo que nos mueve a leer, todo esto forma el contexto social de la lectura. Entonces, son tres los elementos que nos presenta, la selección, la lectura y la respuesta, el uno lleva al otro y en el centro interviniendo en los tres momentos está el facilitador. Veamos estos elementos analizándolo desde el hogar  para tener pistas de cómo los podemos fortalecer.

 

La familia es el primer lugar donde el niño va estableciendo relaciones, de ahí su responsabilidad inicial de cultivar el amor por el libro y por la palabra como forma de comunicación. En ella se pueden dar diversos comportamientos con relación a la lectura según Xabier Puente en el escrito Leer para qué? el primero y que nosotros llamaríamos ideal es contar con padres lectores, el niño nace y crece en medio de arrullos, tradición oral, cuentos a su alcance, padres que leen y que él imita, lo que hace que se multiplique el deseo de leer. Sin embargo, también podemos encontrar como un segundo caso, familias en las que los padres valoran que los hijos sean lectores pero ellos conservan distancia,  este ambiente de igual manera favorece el deseo de leer y podemos encontrar un tercer caso en el que la familia no pone obstáculos a la lectura de sus hijos. En los últimos dos casos es donde debe intervenir la escuela o el promotor al mostrar la lectura como un eje fundamental, es más ésta podría llegar a los padres desde los mismos chicos incluso leyéndoles en voz alta y esto se dará dependiendo del valor que nosotros le damos a la lectura.

 

¿Qué leer? Este es el  primer gran reto: la selección y aquí vamos a tener en cuenta diferentes elementos para no llegar a la conclusión de “como en la casa no hay libros entonces no podemos leer”, escondiéndose detrás de esto no sólo la realidad  sino la creencia de que sólo se pueden leer libros físicos y el temor a seleccionarlos.

 

A. Confíe en su gusto, revise la calidad del libro en cuanto a su historia, ilustraciones, edición y piense en el grupo o chicos a quien se lo va a facilitar, sus intereses y gustos, y así va adquiriendo la experticia en formar parejas

 

B. Es necesario saber qué tipo de obras suelen preferir los muchachos en los diferentes estadios de su maduración intelectual y psicológica. Así por ejemplo, nos lo muestra Sergio Andricaín en el libro Cómo formar niños lectores y no morir en el intento

 

C. Los más pequeños: libros ilustrados que te atrapan en una realidad tridimensional y que contengan elementos de su mundo inmediato, cuentos cortos y simples que lo inventan todo de nuevo con el simple ritual de evocar las palabras mágicas de había una vez, estableciendo la complicidad con los personajes de ficción al que le pasan cosas parecidas a las nuestras, rimas y cuentos versificados, historias de repeticiones y onomatopeyas; además leer la poesía que vincula el lenguaje, la música y el afecto.

 

D. Lector autónomo: Textos sencillos y ágiles donde la acción es fundamental. Entre los 7 y 10 años la fantasía suele ser atractiva y a partir de los 10 historias más realistas en especial los de aventuras, detectives, biografías, y actualmente magia y demás. El amor también tiene su lugar y los libros que abordan  conflictos que ya les son comunes

 

E. En los adolescentes: un buen libro es un espacio de respiro. Según Michelle Petit en Pero ¿y qué buscan nuestros niños en sus libros? El adolescente invade las historias, tratando de deslizar en ellas sus preocupaciones o angustias ya que es un momento de vulnerabilidad en el que se rechaza al mundo externo al tiempo que se está ávido de él, debe re apropiarse de su cuerpo y cree que es el único en sentir esas preocupaciones. Buscan en los libros palabras que los ayuden a domar sus temores, sentirse menos solos, encontrar respuestas y darle sentido a su experiencia .

 

F. No pierda de vista los intereses de los chicos, una pista de esto puede ser lo que escucha, ve en tv o en internet, lo que comúnmente está en sus conversaciones o hasta en su ropa.

 

G. Esté al día con autores o libros recomendados, pero recuerde siempre pensar en que a usted le guste y en la pareja que harían con sus lectores

 

Todos los lectores somos diferentes por tanto, puede y debe haber diferentes formatos, temas y medios. Puede ser que el libro cambie, es el soporte lo que ha venido cambiando en la historia pero sobrevive el lenguaje con su capacidad narrativa conductora del pensamiento y sobrevive la lectura de la literatura que ese lenguaje crea.  Así lo expresa Ana maría machado en su ensayo sobre Lectura, libros y tecnología. Esto para decirles que el temor que representa la tecnología debe ser también visto como una oportunidad. Al respecto, existen numerosos portales, canales y bibliotecas que ofrecen colecciones virtuales y tienen obras al alcance de los chicos, así que todo se trata de explorar; de igual manera, las bibliotecas públicas han buscado nuevas formas de llegar a sus lectores

 

¿Cómo lo hacemos en casa? Primero, el  Adulto facilitador ya que si no hay quien aporte una mayor experiencia lectora, no hay progreso; si no hay nuevos retos, no hay avance. El papel de los facilitadores es acompañarlos, compartir, brindar confianza y seguridad, explicar en un acto afectivo y  de calidez humana inigualable como lo afirma Sergio Andricaín en Espacios para la promoción de lectura, y yo le agrego un par de aspectos: Felicite cada pequeño paso o logro, use un  lenguaje positivo y nunca los compare con nadie.

 

Este facilitador tiene que ser lector o al menos ir pasos adelante para garantizar recomendaciones o ser compañía, así que proteja su tiempo para leer, conózcase como lector y mantenga el contacto  con otras personas que le puedan ayudar con estrategias y recomendaciones.

 

¿Cómo damos de leer? Y aquí debo anotar que la puerta de entrada para promover la lectura es provocar la capacidad de asombro, la curiosidad y el deseo. No es lo mismo decir “nos toca” o “tienes” que decir vamos, descubramos, a que no adivinas qué…, o decir a ti que te gustan tanto las mariposas no te imaginas lo que encontré, ven y nos acomodamos para leer un ratico, ¿leemos juntos un rato?. Espero que hayan notado la diferencia.

 

Y aquí le pido tener en cuenta que el acto de leer comprende una serie de actividades que son algo así como una escala de éxito según Chambers y esto consiste en pasos como escoger qué leer, decidir si le pone atención, sentarse a leer y permanecer y de verdad que son grandes pasos en esta época.

 

Pensemos en que lo logramos: tenemos un lector, un libro, ya dimos de leer y ahora llega el Momento de lectura. Aquí debemos saber que existen múltiples formas de realizar la lectura dependiendo del tipo de texto, de la edad de los chicos, así podemos realizar  desde una lectura en voz alta que para los más pequeños puede estar apoyada en imágenes (porque yo defiendo que los adolescentes y adultos también disfrutan una buena lectura en voz alta) hasta una Lectura compartida que  es la interacción en la que se establece el campo de atención intersubjetiva  (adulto y niños centrados en el mismo texto) a partir del evento de compartir la conversación que se teje cuando se lee un libro. Está rodeada de un ambiente emocional positivo y se caracteriza por la emergencia de un diálogo que incrementa el vínculo afectivo y promueve el aprendizaje. E incluso, llegar a un momento de lectura en el que todos estamos juntos pero leyendo en silencio  cada uno el libro o documento de interés.

 

Pueden incluso haber momentos que para mi son más privados de co-lectura: tu lees una pagina y yo leo otra que van provocando una complicidad y un apoyo inmenso. Otra forma de hacerlo es con el Sofá lector en el que el adulto acoge al niño en su regazo de tal manera que pueden ver al mismo tiempo lo que ocurre en el libro y el adulto puede transmitir con su cuerpo emociones.

 

De acuerdo a la edad podemos pasar por diferentes actividades desde jugar con los sonidos de la lengua, compartir cantos, nanas y retahílas, compartir cuentos, leer imágenes, relacionar el libro con la vida de los niños, conversar, ajustar y graduar sus producciones en sintonía con las habilidades cognoscitivas, emocionales,  lingüísticas y sociales, formular preguntas adecuadas hasta ampliar cada vez más las posibilidades de usos de la lengua.

 

Respecto a las preguntas a mi me parecen el recurso más poderoso para fortalecer los procesos de comprensión, el sentido crítico, ese nivel inferencia tan deseado y por esto los padres y los maestros deben formular buenas preguntas que reten, confronten, pongan a los chicos a tomar decisiones, a tomar conciencia de emociones de los personajes. Así que los invito a ejercitarlo y ponerlo en práctica: hacer buenas preguntas. Los promotores siempre defendemos que para que una historia se quede con los chicos no es necesario hacer un trabajo manual por ejemplo, basta con hallar anclas que los lleven a relacionarla con su realidad.

 

¿Cuándo leer?  Al respecto diría que depende de la intención que lleve el momento de lectura ya que no es lo mismo leer todos en familia en la sala de la casa, cada uno con su libro, que leer con el adulto una historia para la cual aún necesita ayuda o leer para hacer una actividad de la escuela, etc. Lo que sí se debe tener en cuenta es que si lo que buscamos es leer por disfrutar debemos hacer algo especial y ahí cada familia busca cómo marcar el inicio de ese momento con una canción o con una frase en particular. Lo que surtirá el efecto contrario es llevar a los chicos a leer como castigo o como obligación, ya que bien lo dice Rodari: Ordenar leer es el método más eficaz para conseguir que los niños odien los libros.

 

Es claro que no en todos los hogares se tiene un espacio especial para la lectura pero hablemos de ambos casos: el primero, tener en la casa ese lugar para leer, un rincón que se puede armar con un cojín o tapete, un par de estantes que pueden ser incluso unas cajas, los libros,  revistas y hasta las producciones propias, un afiche con un mensaje que lo motive a seguir leyendo y hasta sus juguetes favoritos, si no existe un lugar pero en la familia el libro es importante, es claro que se debe poner al alcance para que se convierta en un elemento cotidiano y de manera orgánica se garantiza la cercanía entre los chicos y los libros.

 

En el segundo caso, donde definitivamente no hay espacio, se puede hacer un morral, maleta, mochila lectora que contenga sus libros favoritos, un cuaderno o Block para garabatear o hacer un diario, mensajes y hasta bolsas con palabras que les gusten para crear sus propias historias.

6 tips para promover la escritura en casa

Por lo general el ejercicio de la escritura en casa se ve reducido a hacer tareas, sin embargo, puede ser un proceso que aporta mucho más. A través de esta reflexión queremos mostrar a los padres algunas estrategias creativas y divertidas para estimular la escritura en casa

 

¿Cómo promuevo la escritura en casa?

 

Es una realidad que hay muchos distractores en este momento en casa como los aparatos tecnológicos sin intención de ser apto en tareas, la cantidad de personas que pueden estar en casa, las presiones de tanta información o desinformación. Sin embargo, la escritura puede ser un lugar seguro para los chicos y aquí te presento 6 tips y actividades para promoverla en casa

 

Tip 1. Juegos con la poesía. La sonoridad es una gran aliada para iniciar procesos de escritura

  • Dar una cantidad de palabras monosílabas y con ellas crear poemas
  • Escribir poemas a partir de palabras que empiezan con una misma letra, por ejemplo:

Pofesora Petra Pérez,

Pepito pide permiso

Prefiero prueba postergar

Para próxima prueba poder pasar

 

Tip 2. El poder de los súper heroes. Invite al niño a elegir o a crear un súper héroe, puede ser incluso un miembro de su familia que tiene las características que más admira, invítelo a que lo describa e incluso dibuje al personaje, ahora propóngale que defina cada uno de los súper poderes que tiene y cómo los podría utilizar. Y listo! A crear aventura, planteen situaciones para que se de rienda suelta a la imaginación. Pueden crear viñetas, caricaturas o cuentos de aventuras

 

Tip 3.  Escuchar.  Todos sabemos que los abuelos están llenos de historias, desde las costumbres hasta las canciones, pasando por recetas de cocina, anécdotas, refranes y demás. Invite a los niños a escuchar, curiosear, preguntar y escribir.

 

Tip 4. Los diarios. Los diarios evocan desahogo, misterio, tener poder sobre nuestras historias ocultas, pues bien, cuéntele a los chicos si usted tuvo diarios, regálele un cuaderno bien lindo e invítelo a destinar espacios para escribir en él, no hay límite ni orden en ese cuaderno, simplemente escribir por el placer de hacerlo

 

Tip 5. Las imágenes. Una imagen puede encerrar el mundo entero. Invite a los chicos a describir imágenes de cuentos, crear historias teniendo como pretexto fotografías familiares, contar versiones de una historia basándose solamente en sus imágenes,

 

Tip 6. Palabras claves. Invite a los chicos a crear cuentos a través de diferentes actividades.

  1. Binomio fantástico: Hagamos dos cajitas mágicas llenas de palabras, el chico tomará una de cada caja y tratará de crear una historia utilizándolas
  2. Qué pasaría si… Es otra expresión clave, para permitirse jugar con el absurdo.
  3. Creen cuentos juntos, cuentos a dos manos o muchas más
  4. Capturen titulares de noticias curiosas y desarróllenlas a su manera como cuentos fantásticos
  5. Creen catálogos de animales fabulosos

 

Y recuerde

Mucha curiosidad y mucha creatividad.

La escritura es un proceso, no exija que todo esté bien desde la primera versión

Para generar escritura hay que generar lectura

¿Cómo promuevo la lectura en casa?

5 tips para promover la lectura en casa

No es decir a los hijos: ¡Lee!  El secreto está en cómo damos de leer y no me refiero sólo a dar ejemplo, existen diferentes actividades que se pueden desarrollar y aquí te voy  a contar algunas para inspirarte y motivarte a que sigas creando más.

 

¿Cómo promuevo la  lectura en casa?

 

Esta cuarentena es una oportunidad hermosa para que la familia y los chicos se acerquen a la lectura, pero a veces no sabemos cuál sería la manera más efectiva, creativa y poco aburrida de lograrlo. En este post exploraremos 5 tips  para disfrutar de las palabras sin morir en el intento.

 

Tip 1. Tus creencias sobre la lectura. Para desarrollar con tus hijos actividades de lectura que tengan sentido, debes preguntarte primero ¿Qué es leer para ti y para tu familia? Ven la lectura como una tarea escolar mas? Como una obligación o castigo? Si tu respuesta es si, hay cosas que ajustar. Leer es algo más amplio, la lectura ayuda a aprender pero también a ejercer ciudadanía es decir a gestionar opiniones y la participación de los chicos, de la misma manera que ayuda a construir su universo interno, esto qué quiere decir? Pues que podemos leer los libros de la escuela pero también un buen relato, unos cómics, noticias y demás.

 

Ahora bien, aprendemos a leer con todos los sentidos, leer no es nada más sentarse en un escritorio con un libro, puedes provocar actividades en las que lean el ambiente, los sabores, la música. Así las cosas, amplía el material de lectura y los espacios en los que leen, coloca lecturas al alcance de los chicos y lee con ellos, así entenderán que es una actividad para compartir (aunque en ocasiones defenderán su soledad), que no se lee sólo para hacer tareas y que incluso un buen libro o un momento de lectura pueden ser su premio

 

Tip 2. Conserva la lectura en voz alta. La mejor actividad para provocar el acercamiento y amor por la lectura es la Lectura en voz alta. Practicarla en casa es sencillo así que ten en cuenta:

a.Preparar: El lugar y hora en el que van a leer  y dónde se va a conseguir el material de lectura?  Quién va a ser el facilitador de la lectura o acompañante, crear campaña de expectativa a través de preguntas iniciales, imágenes o pistas

 

b.Desarrollar: Decide qué tipo de lectura harán, será  compartida o es escucharlo a él como lector, leerle en voz alta o incluso, leer para varios. Van a usar algún material que acompañe al libro?  Provocarás que hagan o harás preguntas mientras leen?

 

c.Conversar y crear: Entiendo que todos queremos que los chicos alcancen los tres niveles: literal, inferencias y crítico, pues bien, la clave está en las preguntas que haces cuidando que no sean muy obvias sino que los  ayudes  a comprender y a fomentar la argumentación. También puedes idear varias actividades: jugar a alcanzar estrellas, armar parejas, capturar datos curiosos, idear preguntas y no dar las respuestas, inventar finales, hacer juicios a personajes

 

Tip 3. Jugar con las  palabras.  Aquí es importante consultar a los abuelos y familiares: canciones con que se enamoraron papa y mama, refranes muy populares en la familia, cuentos de miedo, Nanas y arrullos. De igual manera, se puede jugar a rimar palabras, construir adivinanzas, contar cuentos  absurdos

Tip 4. Crear desde la imagen. Podemos construir historias basadas en imágenes recortadas de libros simplemente organizarlas para que tengan sentido.  Pueden hacerlo también con fotografías

Tip 5. Deja que los chicos decidan qué quieren leer. Permitirle a los chicos elegir lo que quieren leer fomenta la autonomía, así que enfócate mucho en sus intereses si no sabes por dónde empezar,  busca o ingenia estrategias para fomentar la curiosidad.

 

¿Ves? no es tan difícil. Así que ánimo y a disfrutar