Los beneficios de la lectura en voz alta y silenciosa

La lectura en voz alta

La práctica de la lectura en voz alta en el aula de clase es una acción fundamental, reconocida y recomendada por los principales teóricos del tema, pues hace posible que aquellos que no saben leer o que no disfrutan aún de la lectura, sean seducidos por la palabra, y participen y se acerquen a su práctica con libertad.

Las conocidas Horas del Cuento son también sesiones de lectura en voz alta. La sesión generalmente es corta, es decir, no tiene la duración de una hora como lo sugiere su nombre, originado de experiencias de lectura realizadas en otros países.

Es importante que esta actividad se realice en condiciones óptimas para que se haga efectiva la meta de lograr lectores autónomos. Para esto se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Seleccione y lea con anterioridad el libro del Maletín Viajero que va a trabajar con los alumnos. Escoja libros que sean de interés para los estudiantes.
  • Lea historias o temas que usted mismo disfrute.
  • Escoja un lugar cómodo donde nadie lo interrumpa.
  • Elija momentos oportunos para leer, por ejemplo al iniciar las clases o al abrir la biblioteca.
  • No muestre prisa por acabar la lectura, si no tiene tiempo es preferible no realizar la actividad.
  • Si conoce algo del autor o de la obra, hable de ello antes de iniciar la lectura.
  • Antes de la lectura, converse con los alumnos, sobre el tema del libro.
  • Si lo cree necesario, motive a los estudiantes para que adivinen parte de la historia que se lee, utilizando pistas como palabras, frases, nombres de personajes e ilustraciones del libro.
  • Varíe el tono de voz cuando lea, adecuándolo al significado y sentido de los hechos narrados. Esto no quiere decir que debe imitar las voces de los personajes. El esfuerzo puede causar lesiones vocales cuando no se practica una técnica de calentamiento y manejo de la respiración.
  • Lea con ritmo, musicalidad y tono. Esto cautiva a quienes escuchan.
  • Tenga en cuenta las ilustraciones, ellas también hacen parte del texto.
  • Permita que los estudiantes inventen sus propias historias a partir de las ilustraciones del libro.
  • Lea cuentos cortos a los niños más pequeños.
  • Deje que los niños o jóvenes pregunten en el transcurso de la lectura
  • Nunca alargue una sesión de lectura como castigo.
  • No relacione lo leído con tareas escolares.
  • Varíe el tiempo de duración de la lectura. Unas veces lea cuentos cortos en una sola sesión y otras veces historias que duren varias sesiones.
  • Lea hasta cuando vea que la atención de los alumnos comienza a desaparecer.
  • Busque asesoría de otros profesores, de bibliotecarios y promotores de lectura, para que le recomienden materiales adecuados para leer en voz alta a los niños y a los jóvenes.

La lectura silenciosa

La lectura silenciosa es una actividad primordial para crear lectores autónomos y críticos. Se constituye en un acto de comunicación íntima y plena de libertad. Para fomentar este hábito en los alumnos tenga en cuenta las siguientes sugerencias:

  • Programe diariamente unos minutos de lectura silenciosa en el aula o la biblioteca.
  • Propicie el intercambio y comunicación entre los estudiantes, sugiriéndoles los temas y materiales que contiene la Caja Viajera motivándolos a su lectura.
  • No asigne de manera obligatoria los materiales de lectura. Permita que cada quién lea lo que desee.
  • Conozca con anterioridad el material de la Caja Viajera para que pueda recomendarlo con autoridad.
  • Indague sobre los temas escogidos por los estudiantes con el propósito de crear mayor interés y expectativa.
  • Deje que los alumnos cambien de libro si no están a gusto con el escogido inicialmente.
  • Motive a los niños y jóvenes para que se aconsejen e intercambien libros entre ellos.
  • Elija para la ubicación de la Caja Viajera, un espacio agradable, donde los lectores puedan acceder a los libros y acomodarse a su antojo.
  • Al inicio de la actividad, procure que los niños observen libremente el espacio físico donde se encuentran, con el fin de evitar posteriores distracciones.
  • Inculque el respeto por los libros, el espacio y la lectura del otro.
  • Aumente de manera progresiva el tiempo asignado a la actividad, hasta que el grupo alcance un nivel adecuado.
  • Sorprenda a los estudiantes con sesiones de lectura silenciosa que no estén programadas.
  • Resuelva las inquietudes manifestadas por los alumnos durante la actividad.
  • Promueva la lectura de las ilustraciones y otra información que contenga el material de la Caja Viajera.
  • No califique la actividad. No pida resúmenes ni nada por el estilo.
  • Propicie, al final de la sesión de lectura silenciosa, el intercambio de comentarios o, a veces, el silencio. No obligue a los estudiantes a exponer lo leído.
  • Dé ejemplo. Procure que los niños y jóvenes lo vean leyendo.